Fisiología de los líquidos corporales

Conceptualmente, desde el punto de vista de la regulación de la homeostasis, el medio interno se divide en dos grandes compartimentos, el espacio extracelular y el espacio intracelular.

  • El espacio extracelular representa aproximadamente 1/3 del medio interno. Contiene la práctica totalidad del sodio corporal disponible, del cual depende su volumen (volemia). Se divide en los espacios intravascular (20%) e intersticial (80%), con una composición similar ya que el agua y los electrolitos se distribuyen libremente por ambos.
  • El espacio intracelular representa aproximadamente 2/3 del medio interno. Al contrario que el extraceluar, es rico en potasio y pobre en sodio. Su volumen (hidratación) depende de la osmolalidad de los líquidos corporales.

La osmolalidad es la concentración total de moléculas con actividad osmótica contenidas en un kilogramo de una solución (la osmolaridad es el mismo concepto, pero por litro de solución). En el caso del plasma, la osmolalidad depende fundamentalmente de la concentración de sodio (y sus aniones acompañantes como el cloro y el bicarbonato), y en menor medida de la glucosa, la urea y otros osmolitos orgánicos. Este es el valor que se obtiene mediante el osmómetro de laboratorio, y en condiciones fisiológicas se encuentra entre 280-295 miliosmoles (mOsm) por kilogramo.

La osmolalidad plasmática efectiva o tonicidad plasmática se refiere a la concentración de moléculas capaces de afectar al movimiento de agua a través de las membranas celulares. En condiciones fisiológicas se encuentra entre 275-290 mOsm/kg, y siempre es inferior a la osmolalidad plasmática medida por osmómetro. Únicamente el sodio (y sus aniones acompañantes) y la glucosa tienen esta capacidad, por lo que la tonicidad plasmática deberá calcularse de la siguiente forma (ver Figura 1):

2x Na (mmol/) + [Glu (mg/dl) / 18]
Figura 1. Fórmula recomendada para el cálculo de la osmolalidad plasmática efectiva o tonicidad.

La osmolalidad plasmática está estrechamente regulada por diferentes mecanismos, principalmente a través de la secreción de hormona antidiurética y de la activación del centro de la sed. Como las membranas plasmáticas de las células se comporta como una membrana semipermeable, el agua difunde libremente igualando la osmolalidad en todos los compartimentos del medio interno. De esta forma, a través de la regulación de la osmolalidad plasmática se controla el volumen del espacio intracelular.


Bibliografía

  1. Verbalis JG. Disorders of body water homeostasis. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab. 2003 Dec;17(4):471-503 (PubMed ).

Última actualización: 22 de Agosto de 2018

Autor: G. Ropero

Anuncios